martes, 28 de septiembre de 2010

pa´tu boca

- creo que tengo un problema...
- ¿si?...sorprendeme...
- creo que me atraen los corazones cobardes...
- ¿y para qué sirve uno de esos?
- no lo se...el último me partió el mío.
- el cobarde le partió la cara al valiente...mhm...es lo más absurdo que he oído en toda la mañana.
- quizás sea porque espero que se transformen y se liberen del miedo.
- pero los corazones no se transforman, solo intensifican sus pasiones.
- asique tengo un problema...
- déjate seducir por uno como el tuyo la próxima vez.
- esta vez creí que era uno potente, uno de esos que sabe abrazar aunque este a mil kilómetros y hace que te sientas a salvo.
- te equivocaste.
- ¿Y cómo lo reconoceré, cómo sabré...?
- probando de nuevo.
- asique según tú tendré que arriesgarme a que me lo partan otra vez...pues vaya...
- si no hay riesgo, no hay vida, pequeña.

4 comentarios:

  1. Gracias por acercarte, ¿tienes sed?...no, de aquel grifo no sale agua, sale poesía. El que lo instaló me aseguró que también sive para calmar la sed. saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si, de esos que convertían los tequieros en abrazos a través de la voz...
    Eso lo escribí en otro tiempo y dije nunca mais.

    Y ahora me encuentro arriesgando otra vez.

    Equivocarse no es tan malo :)

    ResponderEliminar