viernes, 1 de octubre de 2010

de...sin...toxica...ción

Si, lo dejé...abandoné el vicio de llevarme tu boca a mi boca, de apretar tus manos contra mi piel, de nombrarte...de dejar caer mi mirada y esperar encontrarme con tus ojos al levantarla...¿cómo decías tú?...si, cómo la gimnasta esbelta que espera que su aro caiga...así decías...y me quedé en el tatami, anclada al suelo, como el tesoro olvidado de los barcos del siglo pasado...brillante y hundido corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario