martes, 28 de septiembre de 2010

pa´tu boca

- creo que tengo un problema...
- ¿si?...sorprendeme...
- creo que me atraen los corazones cobardes...
- ¿y para qué sirve uno de esos?
- no lo se...el último me partió el mío.
- el cobarde le partió la cara al valiente...mhm...es lo más absurdo que he oído en toda la mañana.
- quizás sea porque espero que se transformen y se liberen del miedo.
- pero los corazones no se transforman, solo intensifican sus pasiones.
- asique tengo un problema...
- déjate seducir por uno como el tuyo la próxima vez.
- esta vez creí que era uno potente, uno de esos que sabe abrazar aunque este a mil kilómetros y hace que te sientas a salvo.
- te equivocaste.
- ¿Y cómo lo reconoceré, cómo sabré...?
- probando de nuevo.
- asique según tú tendré que arriesgarme a que me lo partan otra vez...pues vaya...
- si no hay riesgo, no hay vida, pequeña.

domingo, 26 de septiembre de 2010

-

Aveces duele demasiado y demasiado es... cuando el corazón parece aplastarte, cuando se te ahoga la voz, cuando la tristeza mas honda te ataca y se te clava hasta que abres la boca y un quejido sordo te dobla...¿creíste perder el alma en el viaje?...ERROR, está aquí, desangrándose con el resto del vacío.
Se cierra el telón y ni rastro de esperanza.

sábado, 25 de septiembre de 2010

miércoles, 22 de septiembre de 2010

viernes, 17 de septiembre de 2010

a.c

Confiesan los que están al borde de la vida, a punto de callar para siempre, que la memoria es el alma de la experiencia.
Tu no lo recuerdas, pero fue traumático. Si, que te volvieras humano fue traumático. Fue tan doloroso que tu mente lo bloquea. Fue tan salvaje, que incluso antes de tener conciencia de tu propia existencia, ya deseaste morir. No era miedo lo que sentías, sino terror. La nada en tus ojos, tu cuerpo en el aire a merced de lo desconocido, letal te pareció el primer contacto con el oxígeno.
Pero lo superaste. Tu no lo recuerdas, pero lo superaste.
Y eso que te enfrentabas a la muerte...y a flor de piel...
Has vencido en el combate más arduo, mas desequilibrado, sin armas, cuerpo a cuerpo y teniendo únicamente conciencia del latir de tu corazón...Asique, dime ¿a qué puedes tenerle miedo, tú?

sábado, 11 de septiembre de 2010

De piel, asfalto

Hay ciudades que se quedan dentro; que te secuestran y a la vez te hacen cómplice en el secuestro; que dejan huella a pesar de que seas tú quien las a recorrido a ellas; que te abrigan y te hacen ser más tú. Y cuando dejas que te den la vida, que pasen por ti, que te roce su brisa y escandalice su latido, entonces, solo entonces basta con susurrar su nombre para que reconozcas que al menos hubo un tiempo en que no te sentiste perdido.
Ten paciencia con el mundo, aunque él no la tenga contigo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

algo para picar

Menú del día:
Primer plato: Besos en su jugo.
Segundo plato: Mordiscos a las finas hierbas.
Postre: Poesía al aroma de tu piel.
Te espero dentro, en la mesita del fondo.

martes, 7 de septiembre de 2010

En pie con el puño en alto

Hasta esta ciudad no llega el mar, como no llega el abrazo al diferente, la cortesía hacia el agotado o la comprensión al que está a punto de cometer una locura. No se tambalea por las mareas este asfalto, ni se resiente el ladrillo por las sombras de los transeuntes. No se altera, ni se estrena porque parece beberse su sangre la indiferencia, el conformismo y la mundana dejadez de sus gentes. Cada vez hay más fronteras y ya no solo son las que cada uno piensa, sino que se utilizan las leyes como barrera. Esas leyes de las que somos soberanos, que hacen en nuestro nombre los que nos representan, esas que son arma de doble filo y que crees que no te afectan, esas son las que a mi me pesan.
La frontera es el cuerpo, no la tierra. La frontera hace que mi corazón lata a un ritmo diferente del tuyo, que mis ojos quieran descubrirte, que me asombre el color de tu pelo o me enamore tu timidez, que tu lengua conozca todos los idiomas secretos de babel, que me lleves la contraria mientras nos tomamos un café y ya es bastante, con eso ya es bastante.
Es indigno de Francia lo que está haciendo el gobierno de Sarkozy. Es cruel que nos quedemos mirando sin hacer nada, porque por omisión también se puede cometer un crimen.

domingo, 5 de septiembre de 2010

...rotar...

Septiembre en La Tierra...a los de corazón latino, a los que representan al lado más salvaje de la primera potencia, a los que esperan el amor en el país de la revolución francesa, a los chinos que te encuentras ya en cualquier lugar de este planeta, a los transeúntes del metro de Londres, al pastor y a su perro al soñar con las ovejas, al beso de despedida que se quedó colgado en la puerta, al que sorbe el café en una cafetería de la calle más céntrica de Berlín, a los que en este instante están haciendo el amor en Venecia, a los que madrugan para rezar en las cumbres más altas, a los descalzos que comprueban una vez más cómo la vida les zarandea...
a todos nos llega septiembre,
disculpad mi ausencia.