jueves, 3 de junio de 2010

Pide un deseo


...se nos ve venir desde niños, desde la primera vela que soplamos conscientemente, desde la primera pestaña que nos invita a soñar, desde la primera moneda que tiramos a una fuente...Está claro, en la vida hay dos tipos de personas:
las que guardan un niño en su interior que siempre pedía volar
y
aquellas que siempre supieron que de todos los poderes, querrían ser invisibles.
Yo, siempre fui de las primeras.

1 comentario:

  1. Es raro que, incluso no creyendo en casi nada, aún sigo pidiendo deseos a las estrellas fugaces o a las pestañas.
    Muy bonito :)

    ResponderEliminar