lunes, 17 de mayo de 2010

Y unos zapatos rojos le bastaron para comerse el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario