martes, 25 de mayo de 2010

Ni una más

Mi piel no cobró vida hasta fundirse con tu piel.
Mis huesos no se partieron hasta que tú lo decidiste.
Ya no tengo corazón, lo dejaste seco de tanto violarlo.
Mis manos se han vuelto torpes y...mis ojos ya no sirven.
Me arrancaste la voz y me tatuaste tu ira.
Ya solo me queda esta caja y la tierra que me va cayendo encima.
Para todas las mujeres que son víctimas de la peor de las bestias.

2 comentarios:

  1. demasiado sensible y profundo, es una forma hermosa de describir un dolor tan grande... me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!...si solo tenemos la palabra, tenemos el deber de usarla. Basta con que alguien te lea para despertar una sonrisa, no sabía eso de la vida...gracias.

    ResponderEliminar