sábado, 16 de octubre de 2010

habitación sin número

El cuerpo intenso de anoche,
amaneció cadáver.
La luna lo sabe todo, pero no tiene ojos para estremecerse ni boca con que confesar.
Las sábanas solo la abrazan a Ella y son inútiles ya.
Si en vez de algodón, estuviesen hechas de metal...
...En este extraño mundo hay corazones a los que en vez de latir, les da por disparar.

3 comentarios:

  1. Te estoy leyendo ...de a poco..me gusta..gracias por seguirme..esta entrada me encanto..

    Buenas Vibras .-

    ResponderEliminar
  2. Como dice Indio, llorarás con un ojo y con el otro te reirás. Salud!

    ResponderEliminar