domingo, 4 de julio de 2010

las ventanas son para saltar

Y...una vez más, si nada salió como esperabas...ve a correr bajo la lluvia...que más da ya si te rompieron el corazón y nunca más volverá a desayunar contigo...ve, ve, que la lluvia te espera...si, sería fabuloso desayunar con diamantes, que fuese capaz de resistir como Mandela en la cárcel, que buscara tu cuerpo como los astrónomos buscan constelaciones...pero no. Asúmelo: No.
Sigue lloviendo, aprovecha y deja que te golpee la lluvia, deja que tu corazón se empape, al menos así volverá a ser intenso y abandonará el latir por inercia.
el paraguas rojo se queda en casa.

5 comentarios:

  1. catarsis de lluvia, me gusta! que el corazón absorba las gotas y se desprenda de todo lo demás...=)

    ResponderEliminar
  2. el glamour del paraguas está sobrevalorado
    correr bajo la lluvia siempre es curativo :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces esas gotas de agua son las que traen a nuestra vida el frescor que ciertas personas se empeñan en empozoñar...

    ResponderEliminar