lunes, 10 de enero de 2011

Ana Bolizante

...le cuesta encontrar su voz por las mañanas y se deja llover en la ducha hasta despertar. Ana frágil, de piel blanca, vestida de pecas al preparar la cafetera. Ana bulle, mira por la ventana, destruye, se pone algo de ropa y... el café ya está. Droga en sangre, Ana duda, disimula con algo de colorete su inseguridad y deja su rincón con hambre... Ana de pasos firmes, de brillante mirada, de frío bajo un gorro de lana que alguien le trajo de París...

Y en su cabeza las neuronas no encuentran tierra firme,
desorientadas por el sufrimiento de las mujeres en Haiti,
atragantadas por la corrupción del primer mundo y por sus sociedades indiferentes,
maltratadas por la interminable guerra de Somalia,
desangradas como los corazones mejicanos...
Ana entre la gente, Ana nada.

4 comentarios:

  1. Ana siempre fingiendo sonrisas, pero sin saber lo que es reírse con ganas...
    Nos estamos volviendo cada vez más frío, por miedo a los demás. Por miedo a perderlo todo lo que creemos que es nuestro por derecho, cuando es justo por haber tenido suerte. Cada vez más YO YO Y YO y menos NOSOTROS.
    Pero mientras haya una persona dispuesta hacer algo, podremos conseguirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ana, todo. me gusta...Hay delicias de frambuesa en la ventana...

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    "desangradas como los corazones mejicanos..."

    me gusto mucho el texto y esta frase, que sin preguntarte... coloco en mi bolsillo...

    ResponderEliminar